Números cardinales

A diferencia de los números ordinales que denotan posición y orden, los números cardinales hacen referencia a la magnitud. Por ejemplo el número cincuenta es más grande que el de veinte. Si deseas expresar que tan gordo es una persona te refieres al número de kilos, ya sea 50 kilos o 60 kilos. Lo mismo para cualquier otra magnitud.

Cuando la cifra es cantidad, y la expresas con el dos o tres o cualquier otro número, se trata de números cardinales. En cambio, cuando la cifra es lugar o posición, expresado como segundo o tercero, se refiere a los números ordinales. 

El hecho de que los números cardinales incluyan al cero, les da unas diferencias de fondo, respecto de los números naturales. Ya que en la multiplicación un número multiplicado por cero, lo absorbe o lo elimina, dando como resultado el mismo cero. Evento que no se presenta en los números naturales, ya que que no lo incluyen.

Ni que decir de la división como operación matemática, en donde se hace imposible dividir un número cardinal por cero. Por ejemplo, ocho dividido por cero, no da nada, porque no existe un número que multiplicado por cero, de como resultado ocho.

Con los números cardinales se pueden hacer todo tipo de operaciones matemáticas. La suma como 8+10, la resta como 9 - 4, la multiplicación como 22 x 5, la división como 36 / 5. El resultado tanto de la suma como de la resta y de la multiplicación, es siempre otro número cardinal. En el ejemplo de 8 + 10 se obtiene 18, en la resta de 9 - 4 el resultado es 5. En la multiplicación de 22 x 5 se obtiene 110. En cambio si se divide 36 / 5 el resultado no es exacto, ni se obtiene un número entero, es decir no es un número cardinal.

Sin embargo, los números cardinales no son negativos, y sólo incluyen los números positivos enteros, que comienzan en cero y ascienden hasta el infinito.

Las propiedades de Conmutavidad, Asociatividad y Distributividad, aplican para los números cardinales. La primera propiedad nos dice que a+b = b+a, la segunda nos indica que (a+b) + c = a + (b+c). En lo que respecta a la propiedad de la Distribución, la regla es que a . (b+c) = a.b + a.c

La mejor manera de reconocer que un número es cardinal, es que responde a la pregunta "Cuanto". Cuantos animales están en el parque? Doce, Cuantos libros debo leer para la clase? Tres, cuántas utilidades obtuvo la empresa? Dos millones y así  sucesivamente.

Los números cardinales se originan y caen en el estudio y desarrollo de la teoría de conjuntos. Con figuras como Georg Cantor en el siglo 19 y más específicamente en 1874. En dónde el número cardinal puede concebirse como la cantidad de números naturales que existen en un conjunto. Resultado que puede ser finito o infinito.