Pinturas famosas

Un paseo por el arte y las pinturas famosas 

El mundo del arte es encantador y sublime. Así no seamos fanáticos consagrados, o críticos de arte, conocer la historia y ver esas obras perfectas, esas pinturas famosas que han trascendido por generaciones, es algo que cualquier ser humano con algo de sensibilidad, no puede dejar de hacer.

Un sitio representativo es el Museo del Louvre, el museo nacional de Francia, está destinado al arte anterior al Impresionismo (antes de 1850) tanto bellas artes como arqueología y artes decorativas. Allí se encuentran muchísimas pinturas famosas, realizadas por verdaderos genios que dejaron un legado inmortal a la humanidad.

España, Inglaterra, Italia y la mayoría de países del antiguo continente son portadores de legendarios museos donde descansan en sus cuadros, mientras los visitantes se deleitan observando, las pinturas famosas que impactan por el estilo y perfección de cada una.

Las inmortales pinturas famosas del Museo del Louvre

- La libertad guiando al pueblo, pintada por Eugène Delacroix en 1830, representa una escena de las llamadas “Tres jornadas gloriosas” que se desarrollaron en julio de 1830, cuando los habitantes de París levantaron defensas en contra de las operaciones del rey Carlos X. En el cuadro se observan a todas las clases sociales unidas y guiadas por la Libertad.

- La Gioconda, llamada Mona Lisa, esta pintura de Leonardo Da Vinci es probablemente la más famosa del museo y sin duda una de las pinturas famosas más conocidas en el mundo. Se cree que puede ser un autorretrato del mismo Leonardo. Lo que sí es cierto es que la sonrisa enigmática de la mujer ha cautivado a las personas a lo largo de la historia.
- La encajera es considerada una de las pinturas más famosas de Johannes Vermeer. Plasmada sobre lienzo, se cree que fue creada en 1669-1670. La obra capta a una persona realizando una tarea, rodeada de sus elementos de trabajo. En esta sobresale el detalle y una luminosidad sosegada.
- La coronación de Napoleón Esta obra, de las pinturas famosas de todos los tiempos, fue pintada por Jacques-Louis David, pintor oficial de Napoleón Bonaparte, entre 1805 y 1808. La obra llama la atención por su tamaño: 979 x 629 cm, y reproduce la coronación de Napoleón. Se comenta que Napoleón supervisó el trabajo de David, y visitaba su taller habitualmente para seguir su progreso.
- La balsa de la Medusa Théodore Géricault plasmó esta obra entre 1818 y 1819, y eligió un tema de especial fuerza, como fue el naufragio del Medusa frente a las costas de Mauritania. Luego de una investigación exhaustiva, durante la que visitó hospitales y morgues, recreó una balsa de dimensiones reales, donde retrató la odisea de los sobrevivientes del naufragio.
- Autorretrato del pintor alemán Alberto Durero, fue prealizada en 1493; se cree que posiblemente la realizó para regalársela a su novia. El cuadro lleva la fecha y una inscripción que se traduce como “Mi destino progresará según el orden Supremo”. En el retrato se advierte a un Durero joven, con un ramo de cardo, símbolo de fidelidad, entre sus manos.

- El buey desollado es una de las pinturas de Rembrandt, fue pintada en 1655. Se lo considera un cuadro único en la producción del artista, por el tema poco común para el estilo del pintor y por su calidad. Sus pinceladas gruesas, que le dan ese toque de violencia y realce al cuadro, remiten al Expresionismo del siglo XX y pueden pensarse como antecesora de esta corriente.
Pinturas de la Virgen.

- Virgen del canciller Rolin Esta pintura de tópico religioso fue realizada con óleo sobre tabla por Jan van Eyck en 1435. Junto con su hermano Huberto, son considerados los fundadores de la escuela de los Primitivos Flamencos. La pintura tiene una exactitud magistral, que era muy necesaria porque iba a ser reservada para estar en una pequeña capilla, en la que sería vista de cerca.

- La Virgen de las rocas es la primera gran obra de Leonardo da Vinci durante su estadía en Milán. La Virgen ocupa el centro de la pintura, a la derecha está Juan el Bautista y a su izquierda un ángel. También sale el niño Jesús. Hay otra versión, también de Leonardo, que está en la National Gallery de Londres.
- La muerte de la Virgen Esta obra maestra de Caravaggio que está entre las más famosas del mundo, fue pintada en el año 1606. La pintura es considerada primordial para la historia del arte, ya que Caravaggio erradicó de un tema religioso todo misticismo. Es además de gran tamaño y las figuras humanas son casi de tamaño natural

Pinturas con momentos de Jesús 
- La Última Cena. obra de Da Vinci, en el que encarna la última cena de la vida de Jesús, en la que ofrece pan y vino a sus discípulos. Siendo una de las obras famosas, mas reconocidas, su fama aumentó con el libro de Dan Brawn "El código da Vinci" en el que se discurre sobre varios detalles de la obra, como la femineidad del apóstol a la derecha de Jesús, el cuchillo que porta san Pedro, la ausencia del Santo el cáliz. se encuentra en la pared sobre la que se pintó originalmente, en el comedor del convento de Santa María de las Gracias en Milán.
- El Pantocrátor es el Cristo en Majestad; se ajusta al tipo de Cristo de práctica siriaca, representado como hombre de edad madura, solemne, con cabello largo y barba partida, sentado en el estrado de Dios Padre y sobre el arco iris, con las Sagradas Escrituras en una mano y con la dando bendición. Es el Cristo Juez de la segunda venida, aquella en la que vendrá a juzgar a vivos y a muertos
- Cristo crucificado de Velásquez, Pintado hacia 1632, después del viaje a Italia, relaciona su noble y sereno desnudo con los vistos en Italia, y es uno de los pocos cuadros religiosos pintados en su etapa cortesana. Fue un encargo expreso del Rey para el convento de San Plácido.

Por su serenidad y misterio, ha sido punto de partida de meditaciones literarias. Sólo recordemos el poema teológico de Miguel de Unamuno que lleva su nombre.