Los 10 mandamientos

Diez pautas para vivir la vida con paz y amor 

En la jerga popular se dice que “la ley fue hecha para quebrantarla” pero si analizamos a fondo cualquier tipo de ley o norma, sea constitucional, religiosa, ciudadana, fácilmente se comprueba que las leyes se hicieron para protegernos del mal en cualquier forma.

En el mundo, todos los países poseen reglas y normas que se resumen en la constitución, para que los ciudadanos se guíen y comporten de acuerdo a ellas. Estas reglas conducen a que las personas cumplan o no los mandatos y reciban de parte de la autoridad competente el juicio de sus actos, si incumplen.

Entonces, las leyes se instituyen, porque el ser humano falla, rompe las leyes. Por eso, desde la creación, desde que nacemos, tenemos leyes. Dios envió los 10 mandamientos, para evitarle al hombre su destrucción, para que viva dentro de unos parámetros que solo buscan una vida recta y feliz.

Sea cual sea el tipo de relación que tenga el ser humano, debe cumplir y hacer cumplir ciertas normas y leyes. Cuando las rompemos, tarde o temprano pagaremos las consecuencias, sin lugar a dudas.

Los 10 Mandamientos de la ley de Dios y su significado.

Igual que en lo humano, el mundo espiritual también está regido por normas Conocer cuáles son los mandatos y comportamientos ineludibles para vivir espiritualmente en el mundo material, como Dios nos lo dejó plasmado en las tablas de la ley, es indispensable para mantenernos conectados con El.

Los 10 Mandamientos están registrados en la sección del Antiguo Testamento de la palabra de Dios. Dios los entrego a moisés para el pueblo de Israel, posteriormente a la liberación de Egipto, que los tenia esclavizados.

A pesar de que Dios les dio los 10 Mandamientos a los israelitas, no son exclusivos para el pueblo judío. Ellos muestran el camino recto que Dios ha trazado para la felicidad y la salvación de toda la humanidad.

Dios es la potestad máxima del comportamiento moral, la humanidad entera , aceptemos o no, estamos sometidos a Sus patrones de vida. según la Biblia, que lo expresa claramente, ninguno de nosotros estamos emancipados de la Ley y mandatos de Dios y las Escrituras confirman que las exigencias de la Ley están trazadas en el corazón de cada uno. (Romanos 2:25), por esta razón es la conciencia y nadie más, quien ratifica la culpabilidad, cuando quebrantamos algún mandamiento.

Dios quiere la salvación eterna para todos, pero también, como Padre perfecto quiere que vivamos felices manteniendo una vida recta y sobretodo de servicio y amor, porque esta es la manera de vivir si esperamos recibir dádivas y bendiciones.

Los 10 Mandamientos de la ley de Dios son para obedecerlos.

Dios nos ordena que lo amemos con todo el corazón, que obedezcamos en todo lo que nos manda que caminemos por sendas correctas que nos lleven a él. Haciendo esto tendremos vida.

“Porque yo te mando hoy que ames a Jehová tu Dios, que andes en sus caminos y guardes sus mandamientos, sus estatutos y sus decretos, para que vivas y seas multiplicado”. (Éxodo 30: 16)

¿Para qué nos manda Dios que le amemos y le obedezcamos? Está muy claro ¡para que vivas y seas multiplicado! Hay una finalidad muy diferente al castigo ¿verdad?

y... así son todos los mandamiento. Nos dan las armas para vivir abundantemente. Otra cosa es si no obedecemos. Ahí vienen los problemas y las desgracias.

¿Por qué en esta época se ve tanta maldad, tantos asesinatos, hogares destruidos, tanto odio? Porque muchísima gente ignora totalmente los 10 mandamientos y van por la vida en su propia ley.

Cuando conocemos esa ley de Dios y guiamos nuestra vida dentro de ella, siempre vamos a estar gozando de paz y libertad interior, así tengamos dificultades y problemas. Todo es más llevadero porque estamos libres de odio, de angustia, de remordimientos.

Es como cuando un niño obedece a sus padres, obtiene buenas notas en el colegio. Va a recibir estimulo y aprobación de sus papás. Eso es lo que Dios quiere de nosotros y para nosotros.

La obediencia de estos mandatos como de todas las leyes que debamos cumplir, es lo que permite el orden y la armonía. Cuando una pareja obedece las leyes del matrimonio, éste perdurará. Cuando los estudiantes cumplen con las leyes del colegio, andarán sin problemas, cuando hay respeto por las leyes de la amistad, siempre tendremos amigos leales.

Los 10 mandamientos que debemos cumplir.

Dios le dio a Moisés todas las indicaciones y el instructivo en un lapso de 40 días y 40 noches, con el fin de que quedara muy concreto y explicado el mensaje para el pueblo judío y además entre truenos y relámpagos le entrego las tablas de la ley o los 10 mandamientos que de generación en generación se han transmitido.

Estos son:

1- Dios nos manda que lo amemos sobre todas las cosas.

2- Dios condena la idolatría.

3- Nos exige total respeto de su nombre .

4- Dedicarle un día de la semana para demostrarle que lo amamos.

5- Respetar, cuidad honrar al padre y madre. Es el único mandamiento con promesa: “para que tengas larga vida y en todo te vaya bien”, dice la Biblia y sí que es verdad.

6- No matar. Se refiere a la muerte física y también la espiritual: Calumniar, quitarle la honra a las personas, la violencia psicología.. Todo eso mata

7- Sin disculpas, es un mandato de Dios. No cometer adulterio.

8- Así sea algo pequeñito, ofendemos a Dios, si robamos. La mentira es falta de honestidad también.

9- No hablar mal ni calumniar a las personas, es decir levantar falso testimonio.

10- No ambicionar ni envidiar nada de lo demás. La envidia es un mal que carcome y mata.

Los cuatro primeros mandamientos son mandatos que hacen referencia a nuestra relación del hombre con Dios y los siguientes son mandatos que se basan en la relación que debe existir entre unos y otros..

Así es que lo mejor que podemos hacer, para beneficio propio es obedecer los 10 mandamientos.