Historia del voleibol


William G. Morgan (1870-1942), director de Educación Física en el YMCA, desarrolló un ambicioso programa de ejercicios físicos para hombres adultos y se percató de era necesario un nuevo juego de competencia. El baloncesto era el más popular por ese entonces –a fines del siglo XIX–; para crear el nuevo juego puso a prueba todos sus conocimientos en educación física. Para la historia del voleibol fue creado por Morgan en 1895. Así definiría las nuevas reglas del juego: "Buscando un juego apropiado me fije en el tenis, aunque éste necesita de red, raquetas, bolas y demás equipamiento, así que lo deseché. Sin embargo la existencia de la red siempre la pensé como válida. La elevamos a una altura de 1,98 m, por sobre la cabeza de un hombre promedio. Para el balón, usamos la cámara de uno de baloncesto, pese a ser lenta y ligera; luego usamos uno de baloncesto pero este resultó demasiado pesado y grande".

William Morgan entró en contacto con la firma de fabricantes Spalding A.G & Bros. Les pidió que fabricaran un balón especial. El resultado sobrepasó sus expectativas, surgiendo así el balón de cuero con una cámara interna, con dimensiones de 63,5 - 68,6 cm, y un peso entre 252 - 336 gr. Morgan junto al Dr. Franklin Wood y John Lynch, expuso sus ideas sobre el nuevo juego, pidiéndoles sus conceptos básicos y las reglas del nuevo juego. Luther Halsey Gulick, el director de una escuela de educación física, le pidió a William Morgan hacer una demostración del nuevo juego. El primer equipo de la historia del voleibol fue formado por dos grupos de cinco hombres.

Para el año 1907, ya el voleibol se consideraba como uno de los más populares deportes de los Estados Unidos. Esta explosión de popularidad del nuevo deporte, tuvo su razón en gran parte a que los directores de los YMCA (Young Men Christian Asociation) de Springfield, Massachussets, lo introdujeron en las sociedades de cultura deportiva Norteamérica. Japón y Canadá fueron los primeros países en implementarlo. Poco a poco el nuevo juego empezó a tener auge en varios países como modalidad de disciplina física para los jóvenes estudiantes.

De este modo el comando de Oficina de Guerra de las YMCA, George Fisher, tuvo la iniciativa de que el voleibol se incluyera en los programas de educación y recreación para las fuerzas armadas Norteamericanas. Su difusión en Europa empezó por Francia en 1915 de la mano de los soldados americanos que combatieron en la primera Guerra Mundial. Incluso en 1920 ya el voleibol hizo su aparición oficial en la Unión Soviética Rusia. En ciudades como Kazan, Volga y Gorky empezó a jugarse el nuevo juego.

Para la historia del voleibol el año de 1924 es muy importante, pues aun sin ser deporte olímpico oficialmente, los Juegos Olímpicos de París dieron una demostración de voleibol. En el año 1927, se organizó la federación japonesa de este deporte; aunque en territorio soviético la YMCA fue obligada a abandonar el país, pues se consideraba como representativa de los valores religiosos del capitalismo burgués.

Especificaciones de juego:

La cancha de voleibol es básicamente un rectángulo de 18 metros de largo por 9 metros de ancho. Su superficie se recomienda, debe ser plana, horizontal, uniforme y sin representar peligro alguno para los practicantes. Este rectángulo se divide por una línea conocida como línea de medio campo. Sobre la cancha deberá haber un espacio sin obstáculos en un perímetro de al menos 7 metros; alrededor del campo, la zona denominada de respeto o zona libre, debe tener 3 metros.

La red divide las dos mitades del campo. Debe medir 1 metro de altura por 9.5 de largo. En su borde superior deberá marcarse por medio de una banda blanca, donde irán los tensores de anclaje a los soportes. De acuerdo a la categoría de voleibol, la altura de la red cambiará. Las medidas no son unos valores establecidos de forma rígida, pues dependen de los cambios durante la evolución del juego en años posteriores.

El balón debe ser de cuero, perfectamente esférico, preferiblemente de colores claro o vivos, su circunferencia debe ser de 65 centímetros y un peso de 270 gramos aproximados con una presión de 0.45 kg/cm2.

Se prohíbe dentro de las competencias oficiales, jugar con atavíos tales como collares, pendientes, relojes, etc. Es permitido el uso de lentes o gafas, desde luego asumiendo siempre el jugador los riesgos. Para partidos oficiales es de obligatoriedad llevar camiseta numerada en la parte anterior y posterior; calzados de tipo deportivo y ropa cómoda como shorts; se aconseja el uso de rodilleras para proteger las articulaciones como codos o rodillas, puesto que al ejecutar ciertos movimientos defensivos pueden producirse caídas de riesgo.