Cultura general

¿Cultura general o conocimiento superficial? 

Hace unas cuantas décadas, decir que una persona tenía un alto nivel de cultura general, hacía referencia a la gente dedicada al conocimiento intelectual, que leía mucho, que se esmeraba por profundizar temas de diversa índole y transmitía información con autoridad y certeza de su saber.

La idea y el deseo de saber mucho, daba lugar a que se produjeran concursos de conocimientos en radio y televisión, juegos de mesa que llevaran a afianzar temas varios, donde la memoria y la lectura jugaban un papel muy importante.

El concepto de cultura general se ha ido desprestigiando. “ser culto” se ve más como una paradoja y una singularidad que como algo normal, a la que todos deberían y podrían desear.

Diferente al saber enciclopédico del renacimiento, en esta época se opta por la especialización y la división del conocimiento: “hay que saber mucho de una ciencia o tema” y prácticamente es una táctica de supervivencia en este mundo tan lleno de tecnología y adelantos.

Desarrollo social y cultura general. 

La ciencia es un fenómeno complicado en la vida material y espiritual de la persona y es indiscutible que en esta era, se ha convertido en fuerza productora. La comprensión de la ciencia depende de los puntos de vista en los análisis, el argumento particular, los discernimientos de los investigadores, y de la sociedad concreta que se trate. Conozcamos su manifestación en la cultura.

La cultura es el intento diario y sistemático de las personas por investigar y dar solución a cada obstáculo, que logra innovar el entorno y a su vez tiene un resultado positivo sobre sí mismo.

Los procesos de desarrollo cultural se deben materializar con la educación que imparten los diferentes agentes sociales involucrados en la tarea educativa, siendo la academia, a través de los procesos pedagógico integrales, una ruta competente para el desarrollo integral y la motivación a la adquisición de una cultura capaz de llevar del mismo modo, conocimientos integrales.

Cuando sentimos que el trabajo es una forma de crecer y lo realizamos con amor poniendo en cada labor nuestro conocimiento y creatividad, reconociendo que siempre hay algo nuevo para aprender, sin duda estamos adquiriendo día por día cultura general.

Características de una persona culta 

Si conocemos nuestras necesidades y tenemos la capacidad para satisfacerlas, estamos mostrando que tenemos cultura. Si podemos también deleitarnos con la belleza del arte, apreciamos las relaciones sociales, nos gusta el contacto con la naturaleza, interesándonos en conocer y profundizar más de todas las experiencias y momentos se puede afirmar que tenemos un buen nivel de cultura general.

Partiendo de la realidad que desde nuestro nacimiento, estamos en el camino de adquirir cultura con la relación afectiva en la familia, mas tarde con los vecinos, los compañeros de colegio y luego en nuestras relaciones laborales, nuestro entorno es apto para adquirir cultura general, si lo sabemos aprovechar para aprender. Ahí está la diferencia entre las personas cultas, que saben mucho y las que teniendo las mismas oportunidades, son indiferentes y apáticas.

Quienes desean saber más, culturizarse, no pierden la oportunidad de ir a las instituciones culturales: Museos, Galerías, Bibliotecas, Casas de Cultura, teatros, entre otras.

Estas instituciones están encargadas de manera directa, a colaborar en el desarrollo del pensamiento para conocer y asimilar toda la cultura que nos rodea y para beneficiarnos y mejorarnos individual y socialmente.

La persona inquieta por mejorar como persona, ve en cada situación, positiva o negativa, una oportunidad de aprender, para investigar y crecer como persona.

La escuela, institución para promover la cultura general 

Sin dejar de lado la función pedagógica de los establecimientos escolares, se puede asegurar que la escuela es una institución cultural, porque tiene la responsabilidad social de formar y desarrollar intelectual, moral, estéticamente, ideológica y físicamente a todos las personas que actúan en el proceso educativo y especialmente en el proceso de enseñanza-aprendizaje, cuyo contenido es precisamente la cultura.

La escuela o el colegio, debe asumir una metodología de trabajo que promueva la cultura y que se considere como estrategia para que se convierta en el centro cultural más importante de su comunidad.

La escuela realiza acciones socioculturales que apoyan el desarrollo de una cultura general integral como: Las actividades de formación, de difusión, actividades lúdicas y artísticas; también promueve actividades de formación que brindan conocimiento, desarrollan habilidades y forman valores.

Son actividades que pueden hacerse fuera de la escuela y a través de charlas, conferencias, talleres, conversatorios que al realizarse en otras instituciones culturales de la región propician y fortifican la relación escuela-comunidad.

Las actividades artísticas se realizan por personas que sin ser profesionales, necesitan y pueden expresarse en el lenguaje propio en las diferentes manifestaciones artísticas ya sea a través del teatro, la danza, la música o las artes plásticas..

El profesional de la educación, apoya y promueve la cultura general cuando:

Apoya procesos de enseñanza abiertos, para que la clase no sea solo llenar de teoría a los estudiantes si no para hacer un hecho cultural.

Defiende la identidad cultural como esencia ideológica de su carrera.

Incorpora a su diagnóstico, las necesidades e intereses culturales de sus estudiantes para ayudar a resolverlas y promover la cultura general

Da a conocer el resultado de sus investigaciones en charlas, conferencias u otras actividades formativas y en interacción con los estudiantes.

Puede expresarse en lenguaje artístico o es un conocedor de en algunas manifestaciones del arte que le permite ser un espectador culto.

Respalda la participación de sus estudiantes en la vida cultural de la comunidad divulgando los hechos culturales más significativos.

En conclusión, al reconocer a la Escuela como centro de cultura general, la relación entre Educación y Cultura en sus diferentes manifestaciones deben llevar a la excelencia, para que sean un canal de formación y de creación de una conciencia estética de los estudiantes y por consiguiente, desarrollar su cultura general integral.

Las acciones culturales brindan conocimiento, desarrollan habilidades y forman valores, propician el conocimiento de la cultura patrimonial, facilitan expresarse en el lenguaje propio en cada una de las diferentes expresiones artísticas, componen una forma de recreación del individuo y un avance en su cultura.